Eucaristía Preescolar

DESPEDIDA PREESCOLAR

 

 

 

Muy buenos días a todos. ¿Cómo están?

Pues hoy con esta bonita misa le decimos adiós a Preescolar.

Adiós a 3 años que pasaron en un abrir y cerrar de ojos; adiós a 3 años en los que nuestras bebés se convirtieron en pequeñas princesas; adiós a 3 años llenos de enseñanzas y experiencias que estoy segura se quedan grabadas en los corazones de nuestras pequeñas.

Maestras, Deeny, Madre Nilma, y a todo el personal de preescolar; hoy no nos queda más que decir: ¡GRACIAS!

Gracias por cada segundo que dedicaron a nuestras niñas, por cada palabra de ánimo y aliento que les dieron cuando lo necesitaban; gracias por todos los golpes que curaron y las calenturas que bajaron; por las cremitas y chochitos milagrosos.

Gracias por sus abrazos, por su cariño, y por educarlas como si fueran sus propias hijas. Es algo que jamás podremos pagarles.

¡Así como tampoco podremos pagarles los muchos dientes que ayudaron a quitar! Créanme que nos ahorraron muchas visitas al dentista.

También estoy segura que todas las mamás y los papás aquí presentes, estamos realmente agradecidos por siempre pensar en nosotros. Por tomarnos en cuenta para las excursiones, los eventos deportivos, las tienditas misioneras, que aunque a veces nos parecen un poco cansados, porque vivimos corriendo, ustedes más que nadie, saben que son los momentos que más disfrutan nuestras niñas. Momentos que ni ellas ni nosotros vamos a olvidar, como hacer ejercicio con papá, aplaudirles al recibir una medalla y ver su cara de emoción al recibir su esperado boli.

Gracias por invitarnos a crear estos momentos con ellas.

¿Y por qué no? Gracias Madre Nilma, por jalarnos las orejas de vez en cuando. Por llamarnos la atención cuando era necesario. Por seguirnos educando para ser mejores padres. Por repetirnos hasta el cansancio que NO acostumbremos a nuestras hijas a tenerlo todo. De verdad puedo decirle que son palabras que no se las llevó el viento.  ¡¡Muchas gracias!!!

Hoy podemos decir que los años de preescolar han llegado a su fin. Que extrañaremos los salones de colores, los pasteles de los viernes, ver a las niñas de hipil y sobre todo, entrar a las 7:30 de la mañana. ¡Ahora si vamos a madrugar!

Pero también podemos decir que nuestras ya no tan pequeñas niñas, salen felices, agradecidas y preparadas para empezar otra nueva etapa de su vida. Un nuevo reto que seguramente será difícil, pero que con todas las bases que uds. han sembrado en ellas durante estos 3 años, no podrían estar más preparadas.

 

Yo en lo personal agradezco al Colegio de todo corazón, por abrirme las puertas desde un inicio. Aunque no soy ex alumna, puedo decir que me siento muy feliz porque siempre me han hecho sentir como en casa.

Durante estos 5 años de nuestro paso por preescolar y primaria, cada día hemos confirmado más que los valores e ideales que el Colegio promueve, son los que queremos para Jimena y Feri, para nuestra familia. Una familia al estilo Jesús – María.

 

Papá:

Marijo ya dio prácticamente todas las gracias que había que dar. Creo que solo le faltó el policía de la entrada. Pero yo también quisiera agradecer a todos ustedes, papás y mamás, que poco a poco han dejado de ser conocidos de la escuela, y se han convertido en tíos y tías para nuestras niñas. Ya que al final creo que eso es lo que todos nosotros buscamos, ser parte de esta gran familia.

 

Feri también les quiere decir unas palabras:

MAESTRAS:

GRACIAS POR ENSEÑARNOS A LEER

A ESCRIBIR

A SUMAR

A HABLAR EN INGLÉS

PERO SOBRE TODO, GRACIAS POR ENSEÑARNOS A AMAR A JESÚS.

LAS VAMOS A EXTRAÑAR

JIMENA: ¡¡¡BIENVENIDAS A PRIMARIA!!!!

Galería: Eucaristia prepri